domingo, 28 de febrero de 2016

AL REGIDOR LUIS JAVIER SOLIS SIERRA

Al Regidor Luis Javier Solis Sierra:

He leído con indignación y sentida molestia tu lisonja al alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, a quien agradeces por – según tu- dejarle el nombre de mi padre Guillermo Padilla González, al Polideportivo “ Chechén”.
Tu incapacidad intelectual ni siquiera te hace comprender con ello, hoy en día, no depende del alcalde; así como cambiarle el nombre tampoco dependen del mismo sino del Cabildo.
Tu actitud de vasallo y bufón de Pablo Gutiérrez me hace conminarte a lo siguiente:

Es indignante que uses el nombre de mi padre para tus mezquinos intereses y para congraciarte con tu “amo”.

Tu ignorancia de la Ley Orgánica           Municipal y de la Constitución Política del Estado te hace creer que eres empleado del Presidente Municipal- a quien llamas jefe- y no su homólogo en el Cabildo.
Es ignominioso que uses la memoria de mi padre y la lisonja a Pablo Gutiérrez, como moneda de cambio que permita tus negocios particulares irregulares.
Tu dignidad- si es que conoces el significado- vale que Aceros Real Victoria opere en una zona residencial, sin licencia de uso del suelo, violando otras reglamentaciones y causando molestia a los vecinos; o que no se te sancione por no haber presentado a tiempo tu declaración patrimonial ante la Contraloría.


Es vergonzoso – y avergüenzas- que igualmente uses el nombre e imagen (creo que la única foto en los últimos años de tu abandono total hacia ella) de mi madre para tus aviesos beneficios, lo peor , sin su autorización.¿ Acaso estás tan mal de la cabeza que se te olvida el olvido en que la tienes; o que ella ha sido objeto de tus agresiones físicas? ¿Ya olvidaste cuando le estrellaste un plato en la cara? Testigos hay y sabes quiénes son.
Puede que subirte a un ladrillo ( Regiduría) te haya mareado. Pero esto soló denota tu estado mental y tus traumas.
Yo creo que lo haces para vengarte de quien , según tú , nunca te dio el afecto merecido ( incluyendo el apellido), aunque yo pienso que sólo te trato como lo que eras y sigues siendo: un inadaptado.
Te exijo públicamente que dejes de usar el nombre y la memoria de mi padre para favorecer tus miserables intereses. Te exijo respeto. No te haría mal que en tus semanales idas a Mérida consultaras a un especialista. Todavía puedes sanar.
Y como dicen  en el argot, como veo, doy.
A T E N T A M E N T E
Lic. Guillermo del Jesús Padilla Sierra 

No hay comentarios:

Publicar un comentario