martes, 28 de agosto de 2012

GABINETITIS MUNICIPAL


Cuando se es un modesto escribiente, emulo de los egresados en la escuela del chayote o de la Pontifica y Heroica Universidad de los Portales de Santo Domingo, resulta casi imposible e implicaría hasta un pecado capital, omitir escribir sobre las pasiones, preocupaciones, similares y conexos, que despiertan en cientos que suspiran y  aspiran a ocupar un cargo en la administración pública, sea esta, municipal, estatal o federal que esté por comenzar. Los cafés, oficinas gubernamentales, mentideros políticos, casas particulares, restaurantes snobs, bares o cantinas y bunker, se convierten en sitios que se prestan para hacer y deshacer los futuros gabinetes, de igual forma, sirven para despedazar honras y prestigios de quienes suenan o suponen, estarán en puestos de primero, segundo o tercer nivel de la en cierne administración gubernativa. Hoy, amable lector, tocaremos el tema de lo local, lo municipal, lo que corresponde a la política rupestre de comarca, de lo que está ocurriendo en todos los municipios del país en donde el próximo primero de octubre, llegaran los siguientes  “sacrificados” del pueblo, aquellos que entregaran alma, corazón y vida en beneficio de sus conciudadanos y su comunidad.
Los comensales, politólogos o todólogos, al alimón de aquellos que se sienten con derechos, más que posibilidades, interactúan tratando de encontrarle la cuadratura al círculo y descifrar en algún comentario, sea este fidedigno o inexacto, las palabras de quien será el gran elector o ya de perdida, de aquel o aquellos que son su círculo compacto, esos que ya saben en donde estarán en virtud de que ya escucharon el canto celestial o las palabras mayores, tal diría el escritor y periodista, Luis Spota. Las uñas de los 20 dedos le son insuficientes para calmar la ansiedad y taquicardia que les genera saber si serán de los que estén  en la nomina trianual, en los reflectores de la muchedumbre, en las marquesinas del espectáculo político, disfrutando del ejercicio del poder, sin embargo, aun no tienen la certidumbre de saber si estarán o no, por ello, en pequeños conclaves se alimentan y alientan entre colectivamente sus egos y vanidades.
No pienso mencionar ningún nombre para no errar o herir susceptibilidades ajenas, así que distinguido descifrador, si usted  espera leer su nombre o el del compadre o del amigo en estas líneas, dele la vuelta a la página, entre a las redes sociales, busque en los portales de algún golfo de la información, de esos videntes de cafés, mercantilistas de la comunicación o simples chayoteros de a tostón y ahí encontrara lo que usted está buscando y leerá lo que sus pupilas quieren ver para alimentar su falsa modestia. Tomemos en consideración que llegaran los que le sean útiles y le sirvan al próximo Presidente Municipal, tampoco podemos olvidar los compromisos adquiridos y cuya factura se hará patente en la primera quincena de octubre.
En la integración de un gabinete son diversos los factores que influyen para su conformación, los internos, que son los de las filias, y los externos, los circunstanciales. No es tarea fácil para quien toma la decisión toda vez que con ello está exponiendo afectos pero, lo más importante, arriesgando su capital político, su trayectoria y su transcendencia en la historia de su comunidad, por lo cual, debe tener la mente y el corazón frio y, tomar las decisiones  con la neurona y no con la hormona.
Cabe señalar, que este modesto análisis antropológico cultural no está direccionado a nadie en particular y lo mismo puede aplicar a cualquier municipio de norte, del centro o del sur de la geografía nacional, en donde ocurra cambio de estafeta. Lo cierto es que a  quienes les sean permitidos tener atribuciones  de mando en la próxima administración municipal, ya lo saben, sea porque forman parte del cabildo, hayan hecho bien la tarea en la campaña electoral, demostrado fidelidad y lealtad, que para el caso no es lo mismo o, tengan una recomendación del tlatoani mayor. En política, la forma es fondo, lapidariamente señalo don Jesús Reyes Heroles y esto aplica en la actualidad. Por  lo que, calmen sus ansias de novillero, métanle al tafil moderadamente y esperen la llamada presidencial.
 





                                                                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada