miércoles, 5 de diciembre de 2012

LOS PODEROSOS DEL GABINETE Y SALINAS



SEGUNDA PARTE
Los dos secretarios más poderosos en el futuro gobierno serán Luis Videgaray, titular de Hacienda, y Miguel Angel Osorio Chong, cabeza de una Secretaría de Gobernación a la que se le regresarían las funciones de control de la seguridad pública.
Con apenas 43 años de edad, la trayectoria de Videgaray comenzó su ascenso cuando el gobierno de Arturo Montiel lo nombró secretario de Finanzas y responsable de la renegociación de la deuda estatal. Proveniente de la consultora Protego y alumno y socio aventajado de Pedro Aspe, ex secretario de Hacienda con Carlos Salinas, Videgaray repitió en el mismo cargo con Peña Nieto.
Es el “más político de los tecnócratas” lo definen algunos integrantes del equipo peñista. Videgaray hace política las 24 horas al día. Sobre todo, desde que se convirtió en presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto, en la Cámara de Diputados federal, en 2009. Desde esta posición consolidó los “amarres” financieros y las alianzas políticas con la mayoría de los gobernadores priistas que apoyaron a Peña Nieto.
Videgaray aspiró a ser candidato a gobernador del Estado de México. Peña Nieto prefirió mantenerlo a su lado. Fue coordinador general de la campaña de Eruviel Avila, candidato del PRI a la gubernatura mexiquense en 2011, y después el poderoso coordinador general de la campaña de Peña.
En el equipo peñista, Videgaray impulsó a Aurelio Nuño, un joven egresado de la Universidad Iberoamericana, que será el futuro Jefe de la Oficina de la Presidencia. Nuño también fue recomendado por Carlos Salinas de Gortari para la elaboración de los discursos de Peña Nieto.
Otro espacio de poder importante de Videgaray es el nombramiento de Ildefonso Guajardo, ex diputado federal y vínculo del peñismo con grupos empresariales, al frente de la Secretaría de Economía. Guajardo formó parte del equipo negociador del Tratado de Libre Comercio.
Osorio Chong fue el primer gobernador en sumarse al “proyecto Peña Nieto” desde Hidalgo. La alianza entre los priistas de Hidalgo y del Estado de México es histórica. Proviene desde los tiempos de Sánchez Vite y de Hank González.
El otro ex gobernador hidalguense que ocupará un papel importante en el gabinete de Peña será Jesús Murillo Karam. El futuro Procurador General de la República fue el delegado del CEN del PRI en el Estado de México durante la campaña local de Peña en 2005. Él lo apoyó para que fuera el secretario general del PRI durante el periodo de Beatriz Paredes.


También la incorporación al gabinete del ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez Martínez, como secretario de Agricultura tiene su origen en su vínculo con Toluca. Martínez fue el delegado especial del CEN del PRI en los últimos cuatro años, hasta la victoria de Eruviel Avila, en 2011.
Las Redes de Carlos Salinas
En el futuro gabinete, el ex presidente Carlos Salinas impulsó claramente a dos mujeres: su sobrina Claudia Ruiz Massieu, futura secretaria de Turismo, y a la ex jefa de Gobierno capitalino, Rosario Robles, ex dirigente nacional del PRD y adversaria frontal de Andrés Manuel López Obrador.
La relación entre Robles y Salinas de Gortari se estrechó en 2004, a raíz de los videoescándalos, tal como relató el empresario Carlos Ahumada en su libroDerecho de Réplica. La propia Robles ha admitido en público y en privado que Salinas de Gortari es un “factor de poder” muy importante.
Robles compartió con Salinas, el ex presidente priista más repudiado por la población, la mesa principal durante la comida de la boda de su hijo Juan Cristóbal Salinas Occelli con Natalia Esponda. Robles encabezará la poderosa Secretaría de Desarrollo Social.
Otro funcionario que se dejó ver en esa ceremonia fue el entonces secretario de Hacienda del gabinete de Felipe Calderón, José Antonio Meade, quien fue nombrado como secretario de Relaciones Exteriores en el gabinete de Peña Nieto.
El nombramiento de Meade fue sorpresivo por su nulo conocimiento en los asuntos diplomáticos y porque antes se mencionó en las columnas políticas al ex procurador y embajador de México en Gran Bretaña, Eduardo Medina Mora, como futuro canciller.
Otro nombramiento con el sello de Carlos Salinas de Gortari es el del director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, José Antonio González Anaya, concuño del ex mandatario.
González Anaya trabajó al mando de Ana Paula Gerard, en la oficina de la Jefatura de la Presidencia, bajo las órdenes de José Córdoba Montoya.  Salinas se divorció de Cecilia Occelli y se casó con Ana Paula Gerard, al tiempo que González Anaya contrajo nupcias con Gabriera Gerard Rivero.
En su libro, México, un Paso Difícil a la Modernidad, Salinas elogió la capacidad de González Anaya, subsecretario de Hacienda, porque “revisó con esmero las partes relativas a la situación económica y su talento economista profesional permitió avanzar en la precisión de los textos conducentes y documentar alegatos particulares”.
El nombramiento de González Anaya desplazó a otros aspirantes a directores generales del IMSS, como el propio Santiago Levy, asesor de Peña Nieto en esta materia y vinculado al equipo del ex presidente Ernesto Zedillo, enemigo frontal de Carlos Salinas.
La huella salinista también se observa en los nombramientos de los directores de las dos principales paraestatales: Francisco Rojas en la Comisión Federal de Electricidad, y  Emilio Loyoza, al frente de Pemex.
Rojas fue director durante 8 años de Pemex, incluyendo todo el sexenio de Carlos Salinas. Lozoya es hijo de Emilio Lozoya Thalman, amigo personal de Salinas de Gortari, con quien fundó en su juventud la agrupación Acción Política A.C., junto con Manuel Camacho Solís. Ellos formaron el llamado “grupo compacto” que llegó con Salinas a la presidencia de la República.
Las Otras Alianzas.
Al frente de la Secretaría de Energía quedará el ex presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, uno de los políticos priistas con mayor trayectoria propia: ex gobernador de Quintana Roo, ex embajador en Cuba, ex secretario general del PRI y quien asumió la dirigencia del tricolor ante la polémica generada por Humberto Moreira con la deuda de Coahuila.
Como futuro dirigente nacional del PRI se menciona al ex gobernador del Estado de México, César Camacho Quiroz, quien forma parte del equipo de Emilio Chuayfett. La ex gobernadora yucateca Ivonne Ortega Pacheco, otra de las aliadas iniciales de Peña Nieto, sería secretaria general del PRI.
El también político yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín, fue nombrado como “encargado de despacho” de la Secretaría de la Reforma Agraria, hasta que concluya la reforma administrativa planteada por Peña Nieto para esta dependencia.
Ramírez Marín, quien formó parte del equipo de Beatriz Paredes Rangel, adquirió un papel relevante durante los momentos más críticos en la campaña electoral del 2012.
También como “encargado de despacho” de la Secretaría de Seguridad Pública fue designado el ex jefe de la policía capitalina, Manuel Mondragón y Kalb.
El vínculo de Mondragón y Kalb con los grupos priistas del Estado de México no es reciente. Su cercanía se originó desde la época de Jorge Jiménez Cantú, el gobernador sucesor de Carlos Hank González (1975-1981) e impulsor del pentatlón mexicano. Mondragón es un reconocido pentatleta.
                                                






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada