martes, 2 de septiembre de 2014

HECTOR " TOTO" VARGAS (+)

La noticia de tu sensible fallecimiento me tomó por sorpresa. Consiente estaba de lo delicado de la intervención de que fuiste objeto, mas nunca pensé que tu noble corazón dejara de latir cuando más ganas tenias de vivir y gozabas cada instante como si fuera el último, creo que así fuiste siempre. Optimista, bromista, con la ocurrencia a flor de piel mas también, el consejo amigo cuando se necesitaba.

Vagamente recuerdo haberte conocido a finales de los años 80s del siglo pasado. Eras el administrador de un diario de circulación estatal y siento que la empatía surgió de inmediato. Yo prestaba mis servicios como mensajero, en la oficina de comunicación social del trienio 89-91, que presidio don Luis Roberto Silva  Pérez, al tiempo que cursaba mis estudios universitarios. Ha pasado ya más de dos décadas y a partir de ese día, la amistad surgió y no recuerdo haber tenido nunca ninguna divergencia o mal entendido  entre nosotros, todo lo contrario.

Posterior a ello, los afectos se fortalecieron e incontables seria mencionar las noches de bohemia y tertulias que compartimos con un grupo de trabajadores de la comunicación de esos años, donde primerísimo lugar ocupan, don Lorenzo Octubre Macgregor y Armando Ceballos y Borjas, quienes, antes que tu, se adelantaron al sitio donde todos llegaremos y en donde, seguro estoy, con plena felicidad te deben de haber recibido y juntos estarán disfrutando de la paz celestial.

Anécdotas, muchas compartimos que sería insuficiente el espacio para relatarlas y las recuerdo intensamente. Durante la administración 92-94, que presidio Jose Jaber Rafful y yo, ya como responsable del área de comunicación social, diversos sitios eran el lugar para la consuetudinaria  reunión, además de Lorenzo y Armando, Walter Escalante, Delfio López, Martín Rivero, fonoy y varios que escapan a mi memoria, hicieron de esos momentos, recuerdos que hoy con tu partida, se llenan de nostalgia pero también, se dibuja una discreta sonrisa de picardía y alegría.

Como olvidar la ocasión que fuimos parte de un jurado calificador, al igual que Chucho Plasencia, para otorgarle una cámara fotográfica a aquel reportero que hubiera cubierto mejor y con mayor objetividad, las actividades de  la fiesta del mar del 1995, misma que surgió a iniciativa y fue presidida por Federico Gutiérrez Ocampo; la decisión fue unánime y no nos dilato ni cinco minutos: Armando Ceballos fue el ganador, con merecimiento y porque no aceptarlo? También por la filia que existía entre nosotros. Tiempos distintos los actuales, tiempos que extraño los del ayer.

No guardo ningún recuerdo de que hayas tenido alguna dificultad con alguien, tampoco fuiste gente de enemigos sino todo lo contrario y tengo la certeza que en tu natal Sabancuy, muchos te extrañan y aun no dan crédito a tu lamentable fallecimiento.
Los caminos nos separaron y las reuniones se disiparon, mas el afecto permaneció y se fortaleció; Mi actividad laboral y la tuya eran ya no tan afines pero, recuerdo tu pasión por el deporte, en particular, el softbol y juntos tuvimos la oportunidad de compartir el diamante, tu, brillando desde la loma de picheo, yo, en la banca o en la segunda base y posterior al juego, las anécdotas, tu chispa ocurrente, acompañada de la plancha de latas, hacían amena la casi siempre derrota.

Vivo tengo cuando, al igual que Karla Astudillo, permanecimos en espera de que nos confirmaran el fallecimiento de Armando Ceballos y Borjas y la tristeza que nos embargo, lo tratamos de hacer menos fuerte, recordándolo vivo y los momentos que compartimos.

Karlita igual fue quien me aviso que tu generoso corazón había sufrido un infarto. En compañía de Federico, de inmediato acudimos al hospital en donde te atendían. En esa ocasión tuve la oportunidad de conocer a tu hermana y algunos otros familiares. Al pendiente estuvo la gran mayoría del gremio periodístico de tu restablecimiento. Platicamos meses después y con lujo de detalle me explicaste tu dolencia cardíaca y cual iba a ser la operación para el mejoramiento de tu calidad de vida. Admire tu obligada fuerza de voluntad para dejar todo lo que pudiera ser nocivo para tu cuerpo.

La última ocasión que nos saludamos, fue en el estadio “Nelson Barrera”, en la final de la liga estatal de beisbol, donde acompañaste al primer edil, Enrique Iván González López, a quien , sin duda alguna, ilustraste con tus conocimiento de la pelota caliente y, le hiciste amena la tarde, no obstante que no se pudieron coronar los Camaroneros del Carmen.


Toto Vargas, ya estás en un mejor lugar, aquí, en este mundo cada día más falto de valores, la situación tiende a descomponerse cada vez mas. Lamento tu partida por tus seres queridos, quienes nunca te olvidaran y a quienes siempre falta les harás. Lo lamento también, por que tus amigos, perdimos a un personaje que le dio momentos de alegría con tu forma de ser. Merecido el homenaje y la medalla que post- mortem  te realizaron tus compañeros de la alianza de periodistas. No fui, no quise ir toda vez que en vida te vi por  última ocasión, optimista y bromista y el evento, me hubiera llenado de melancolía.  Sé que descansas en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada