domingo, 8 de marzo de 2015

ROSIÑOL Y EL PAN, CRONICA DE UN FRACASO ANUNCIADO


Su soberbia lo derrotó antes que inicie formal y legalmente la campaña. Su falta de oficio político y de sus complementos, la negociación y la maniobra, mostraron que es en sus ranchos heredados, entre bestias, peones y vida silvestre, donde se encuentra en su elemento, en su naturaleza, en su hábitat. La política no es lo suyo y cual chamaco travieso, despedazó al muñeco que simbólicamente representa al PAN en el Municipio y en el Estado. Quizás esa es su verdadera intensión o misión y la está cumpliendo fielmente.

Jorge Rosiñol Abreu, Candidato a la Gubernatura del Estado de Campeche se está quedando solo en su aspiración y las muestras son innumerables: un equipo a su alrededor ya ensoberbecido, enano, quizás para hacerlo sentir gigante; un PAN dividido, fracturado, elitista y un discurso hueco  que no termina de convencer ni a la mayoría de los militantes, ni a gran parte de los ciudadanos avecindados o nacidos en el Municipio del Carmen  y como colofón, tampoco a integrantes de su propia familia. Triste para aquellos que creyeron inicialmente en su proyecto de convertirse en Gobernador, siendo oriundo de la Isla.

Su barco se hunde y como suele ocurrir, las ratas fueron las primeras en huir aunque al no saber nadar en las turbulentas aguas de la política, no llegaran a ningún puerto seguro y en el trayecto se ahogaran; En política se alquilan traidores o desleales, nunca se les premia, salvo que representen algo benéfico en un mediano plazo pero, mientras tanto, se tendrán que conformar con la palmada en la espalda, la promesa electoral de un futuro promisorio o, en el mejor de los casos, con las 30 monedas que les dieron por su proceder. Los conocen, se conocen y nadie confía en modernas caricaturas de Brutus.

La ocurrente frase de la candidata que ocupa el segundo lugar, el día de hoy, en las preferencias, Layda Elena Sansores Sanromán, tiene algo de sentido: “por la Gubernatura, va Morena contra Moreno”.  Con todo y sus 72 años a cuestas e intentándolo por tercera ocasión, la hija del emblemático y mítico Carlos Sansores Pérez, le apuesta al segundo lugar, a la negociación y a fulminar al reducto español, confrontado con quienes detentan en la entidad, la franquicia del Panismo. Lamentable es que incipientes e ilusos en la realidad de la política, aun sientan que tienen posibilidades y frenéticamente defiendan y apoyen a quienes ya juegan con las cartas marcadas y personificando magistralmente su papel de “opositor”, en el teatro de la política. Allá ellos, en esto, para que no existan desilusionados, no deben hacerse ilusiones.

En lo local, donde se suponía que estaba la fortaleza de Rosiñol Abreu, un Panismo dividido por ambiciones que nada tienen que ver con el legítimo deseo de Gobernar al Municipio más importante de la entidad. Con un visceral y párvulo candidato de dados cargados cuya única experiencia en el sinuoso mundo de la política, es haber sido derrotado dudosamente en su aspiración por una curul en el congreso Estatal y no obstante su fortalecida estabilidad económica y supuestos conocimientos adquiridos en la costosa Universidad donde presume que egresó, no pudo defender en el ámbito legal, su supuesto triunfo. Sin experiencia laboral, parece que es  más capricho que buena voluntad su estancia en la política. A él le aplica la frase que antes de jugar a candidato, jugaba con muñecos de niños.

El Carmen no huele a PAN. Nunca segundas partes fueron buenas (salvo la película de El Padrino) y la historia no se repite dos veces pero cuando sucede, primero lo hace como comedia y luego como tragedia. Ejemplos abundan en los libros de historia universal mas ellos solo forman parte decorativa de sus lujosas residencias edificadas, en su mayoría, con recursos de procedencias inciertas.
Otro error garrafal, es el desdeñar a la tropa y dicho esto sin sentido peyorativo. Jugar con las aspiraciones de quienes no tuvieron la fortuna de nacer en pañales de seda ni tener riquezas materiales pero si mucha dignidad y hogares donde valores como la honestidad, la sinceridad y los genuinos deseos de una comunidad con mejores servicios y atenciones, no se vale, y el 7 de Junio, en la urna electoral, el voto de castigo será el puntillazo que de muerte al Burel que no llegó a novillo y de mala ganadería. Lamentable es que aún perdiendo, la élite, los líderes “morales“  saldrán ganando en la  posterior negociación. Cosas peores veremos. Tiempo al tiempo. Nos leemos en la próxima ocasión.  






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada