miércoles, 18 de mayo de 2016

MARIANO ESPINOSA Y YO, UNA RELACIÓN DE TOMA Y DACA.

MARIANO Y YO, UNA RELACIÓN DE TOMA Y DACA
Nuestros padres mantuvieron una relación afectiva; antes, nuestros abuelos
 por igual, con decirles que todos los hijos de mis antecesores maternos, incluyendo mi madre, fueron ahijados del sacramento bautismal de los suyos. Ese era el Carmen que les tocó vivir, fraterno, Leal, hermanado y sin intereses mezquinos, fue una comunidad fraterna que por igual acogía a quienes llegaban a vivir a nuestra Isla, tan entrañable que como dice el dicho: quien prueba el agua de sus cocos, se enamoran de ella y nunca la olvidan.
Con Mariano Espinosa Rafful  he mantenido una relación de afecto pero también de desencuentros, Hay cosas que nos identifican pero por igual en las que no coincidimos, tanto en lo personal como en la manera de ver la vida y quizás  muchos dirán, bueno ¿y a mí que carbón me importa cómo se llevan estos dos loquitos ( o el adjetivo peyorativo que usted guste) más yo escribo por afición, con faltas de ortografía , en ocasiones, horrores gramaticales y sin mayor interés de verter mi sentir en lo que se me ocurra al despertar. El que guste lo lee y el que no, no.
El, mayor que yo, ha vivido desde muy joven en la Ciudad de México y en las vacaciones, teníamos palomillas distintas. Posterior a ello, al regresar al terruño querido, como forma de ganarse la vida, incursionó como gerente en las entonces llamadas Discos, restaurantes y hoteles, la vida nocturna y ese ambiente se le da y no encuentro objeción en ello. Su peculiar ojo alegre es el aliciente plus.
Posteriormente, con la llegada de José Jaber Rafful con el proyecto de ser Presidente Municipal, lo cual cristalizó, ambos nos unimos a su equipo de trabajo, el, en la coordinación de logística, yo en el área de Comunicación Social y siendo sinceros, fue una relación de mayor índole masoquista que afectiva. Mariano fue los ojos y los oídos de Jaber Rafful y esa ventaja la utilizaba, en ocasiones, con perfidia lo cual le generó mi disensión y cada que podíamos, la zancadilla nos metíamos. Jóvenes inexpertos al fin, no entendíamos que juntos pudimos llevar una relación sana y de beneficios para ambos. También, de protección ante los recurrentes exabruptos de quien fue nuestro jefe.
Al concluir el trienio, ambos en la incertidumbre del desempleo y la inestabilidad emocional con altos decibeles, tomamos rumbos distintos, el con un fallido proyecto en donde invirtió tiempo dinero y esfuerzo, yo, a trabajar, primero, en la Central Obrera local y luego en un modesto Banco, hoy desaparecido, de cajero ya que ningún trabajo denigra cuando el propósito es llevar el sustento al hogar y cumplir con responsabilidades.
Posterior a ello, Mariano, retorna al entonces Distrito Federal, contacta amistades  y el entonces Director General de autotransporte, Fernando Peña Garabito y Pedro Vásquez Colmenares lo ubican en una modesta posición  administrativa y viendo su desempeño, lo ascienden a subadministrador tributario en la delegación de Tacuba.
Regresa en 1999 a Ciudad del Carmen y a lo suyo: administra un restaurante y dos sitios, como se dice coloquialmente, para tomar la copa, Marianaos y fórmula uno , negocios que le rindieron hasta que la llegada de franquicias y la apertura de más giros de la misma índole, hizo que mermaran sus ingresos, cerrara los bares y retornara al D.F. incorporándose a la Cámara de Diputados como asesor de Arturo Martínez Rocha, entonces legislador Federal y por un tiempo, de la hoy delegada federal, Rocío Abreu Artiñano, mismo que combinaba con el placer de escribir sobre temas y tópicos de interés general y, como todo incipiente en esas lides,  sus primeras columnas no eran muy digeribles pero en la actualidad ha perfeccionado un estilo personal, lo hace a diario en un periódico de circulación estatal y una revista de circulación nacional, sitios que le han permitido ganarse un lugar en el medio y una considerable cantidad de lectores, el cual me incluyo. No omito agregar sus esporádicas apariciones en la Televisión de canales de la Capital del Estado.
Como señale inicialmente, nuestra relación ha tenido momentos de paz pero también de guerra, tal vez aplica lo que dos polos negativos generan uno positivo o todo lo contrario lo cierto es que ya en el otoño de nuestra vida, tomamos la sabia decisión de enterrar la inicua hacha de guerra y llevar la relación con fraternidad mordaz. Existe un proyecto que espero  se materialice y la Anaconda con el Paseíllo, aunado a un exitoso empresario y dos libres pensadores, dará mucha tela de donde cortar.
Concluyo con una anécdota de Mariano que no tiene nombre: en el año 2006, como todo hombre, animal político, buscó estar en la papeleta electoral bajo las siglas del Partido de la Revolución Democrática cuyo contendiente a la Presidencia de la Republica, Andrés Manuel Lopez Obrador, fue despojado de su triunfo por la vía del fraude pero esa es otra historia.
Mariano, acude al CEN del PRD a expresar su legítima aspiración y le dan la indicación de darse baños de pueblo, de caminar y hacer una discreta precampaña. Lo curioso de la anécdota es que un domingo acude, en unión de su familia, a escuchar misa en la Parroquia del Carmen y el hombre, como andaba en campaña, a la hora en que el cura llega al protocolo de la Paz de Señor, sin ningún rubor, cumple fielmente con ordenamiento y le da la mano a todos los asistentes, que eran más que de costumbre, incluyendo al Sacerdote, monaguillos y personal de limpieza, solo le faltó la pianista y eso, porque estaba en el segundo piso. Ya imaginaran la cara del Cura quien tuvo que pedirle, molesto, a Mariano que con los que llevaba era suficiente y que le permitiera concluir la misa la cual, por cierto, duro menos que el proselitismo de Mariano. Desde el momento en que serio me lo contó, una catarsis de risa me invadió, la misma que al momento de escribir estas líneas. Me hubiera gustado grabarlo.

El 2018 parece lejano aún más él tiene sus aspiraciones y espero que en esta ocasión si de el paso e incursione como protagonista en el poder legislativo, Mariano, con todos sus defectos,  tiene mayor talento, experiencia y habilidad que muchos que han llegado a ocupar una Curul en el congreso del Estado, como aquel Panista que en la actualidad repite por la vía plurinominal y que en la primera ocasión en que fue legislador local, solo subió una vez a tribuna para decir que si Juárez no hubiera muerto todavía viviría . Para pena ajena. Suerte Matador! Hasta la próxima. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada