domingo, 22 de mayo de 2016

UNACAR DE LUTO. RENUNCIE RECTOR!!!

Homicidio Culposo: Consiste en causar la muerte, un ser humano a otro, obrando con culpa, o sea, sin intención o dolo, pero con negligencia.
 
         La   Universidad Autónoma del Carmen (UNACAR) está de luto; la comunidad universitaria, desconcertada y la población Carmelita indignada ante la tragedia en el que perdiera la vida una joven estudiante de la carrera de Medicina de la Facultad de Ciencias de la Salud , mientras realizaba actividades de Formación Integral que representan créditos para los alumnos pero en donde no se tomaron las medidas de seguridad para una actividad de peligro como es el realizar juegos en la Laguna de Términos, en una zona dragada, sin protección alguna de personal de la UNACAR, quienes de forma insensata no han dado una explicación y solo un escueto y desvergonzado boletín de prensa que genera más irritación que tranquilidad en la población.
El Rector, José Antonio Ruz Hernández ha guardado un irresponsable silencio ante el lamentable hecho que tiene a una  humilde familia destrozada emocionalmente por la extraña muerte de su hija, quien con el esfuerzo de sus padres, salió de su lugar nativo, Tamulté de las Sabana, Tabasco, con un cumulo de ilusiones y anhelos para tener una formación Académica que le permitiera un mejor porvenir para ella y  los suyos. Ahora, sus restos mortales han regresado a su lugar de origen, inerte y con el apoyo de una agrupación de jóvenes denominada “Manos Solidarias por Carmen”. Una esperanza rota en la flor de su vida y, un Rector insensible e incapaz de dar la cara y un consejo universitario que no tiene nada de Honorable y sí mucho de responsabilidad y complicidad ante este trágico suceso y demás hechos de presunta  corrupción. Como muestra un botón: el caso Aguascalientes, un fraude de cientos de millones de pesos que hasta el día de hoy, no se clarifica ni resuelve, mucho menos se le finca responsabilidad alguna al entonces Rector, Sergio Augusto López Peña. El manto de la Impunidad lo protege bajo la sombra “bienhechora” de su padrino político. Del actual Rector y del consejo universitario (con minúsculas), desalmados y cínicos son adjetivos calificativos que se quedan cortos.
Se ha iniciado una averiguación previa (AC-3-2016-128) en la cual se manifiesta que la joven de escasos 19 años, María Selene Hernández Centeno (quien se señala, no sabía nadar) , falleció por  asfixia por sumersión completa, mientras realizaba actividades “académicas”  en las instalaciones del Campus III de la UNACAR.
 La población espera que se aplique la ley pronta y expedita. El Gobernador del Estado, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, acompañado del titular del Poder Judicial, Carlos Felipe Ortega Rubio, y Magistrados, un día antes del trágico suceso, pusieron en marcha la figura Jurídica de los Juicios Orales y el titular del Ejecutivo Estatal,  fue contundente al señalar que la ley se aplica por igual y a todo aquel que se le compruebe incurrió en un delito. Se le tiene confianza por lo que lleva de mandato.
El Rector  y los responsables académicos de este tipo de actividades deben de renunciar mientras las autoridades competentes determinan que sucedió en realidad, quienes son culpables de la cruel negligencia y sean sancionados con todo el peso de la ley. Hoy fue la hija de una humilde familia, mañana puede ser la nuestra. No hay que tapar el pozo sino castigar a los condenados irresponsables de este evento que a todos nos debe de indignar.
Que el bálsamo de la resignación llegue pronto a los atribulados corazones de sus seres queridos. Selene Descansa en Paz en un mejor lugar que este Mundo Profano y que se haga Justicia y se castigue a todos los culpables.
P. D. Sigo creyendo que es una falta de ética y contrario a la Ley Federal del Trabajo, que los Ex Rectores estén pensionados de por vida con más de 100 mil pesos mensuales, como señala la vox populi. No es ético. No les hace falta y es una ofensa a quienes si necesitan de esos recursos para su formación académica.

¡RENUNCIE RECTOR!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada