miércoles, 28 de marzo de 2012

EL PUENTE ZACATAL Y SALINAS



El recuerdo más vivo que llega a la memoria del primo de mi amigo, fue una tarde de los últimos días del mes de noviembre del año de 1994. La zona de la Puntilla y sus alrededores se encontraba pletórica de personas de todos los estratos sociales. Algunos calcularon más de 30 mil, otros menos y los más atrevidos, hasta 50 mil lugareños que ese día se congregaron en esa zona de la Isla del Carmen, Campeche, y quienes con su presencia, querían ser testigos de un día histórico para la ínsula mas importante económicamente del país: la inauguración del puente “El Zacatal”, mismo que une al Carmen con el macizo continental.

Atrás quedarían las largas y tediosas horas de espera del chalan o panga que servía para trasladar de un lado a otro a vehículos y personas; las “ masacres” de que éramos objeto por parte de los “chaquistes” o mosquitos mientras tocaba el turno de atravesar la vía marina que une a la laguna de términos con el Golfo de México y, en muchas ocasiones, el temor a zozobrar en el viejo chalan, tal y como aconteció el fúnebre día para el Carmen, del 22 de agosto de 1980, cuando la negligencia, la corrupción y las inclemencia del tiempo, hicieron que fallecieran más de cien personas.

La muchedumbre rebozaba por los poros júbilo, felicidad y alegría. Un anhelado sueño se cristalizaba y con ello, muchas expectativas de desarrollo se generaban en los concurrentes. El Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari llego a bordo de un helicóptero del otro lado del puente y acompañado por las autoridades estatales y municipales, a bordo de una camioneta, en la “paila”, atravesó el puente y la multitud lo colmó de aplausos y vítores. Fue la apoteosis de un gran segmento de la población que de esta forma agradecía al titular del ejecutivo federal el cumplimiento a su palabra empeñada, de dotar a la isla del “brazo” que le hacía falta para quedar completamente comunicada por ambos lados.

El primo de mi amigo, jefe de la oficina de comunicación social municipal, en compañía del “pool” de prensa presidencial  y diversos comunicadores locales, estatales, nacionales y extranjeros, estaban ubicados a un lado del templete de las autoridades y podían ver de frente a la multitud enardecida y agradecida con  Salinas de Gortari por la construcción del “Zacatal”, puente de más de dos kilómetros (orgullo de ingeniería netamente mexicana) y tras breves discursos intrascendentes de agradecimiento, toco el turno al polémico presidente al cual, la aglomeración, le festejaba cualquier ademan, palabra o gesto.


En su interior, el testigo de este momento, llego a pensar, “caray, si llega a pedir Salinas a toda la gente que se arrodille, sin dudarlo, lo van a hacer”. Tal era el amalgamiento del magnetismo que irradiaba  Salinas de Gortari y la felicidad del Pueblo Carmelita. Esto no fue necesario pedirlo pero al momento en que autoriza a toda la multitud a atravesar el enorme viaducto, la aclamación de júbilo fue unánime y sus instrucciones seguidas al pie de la letra. El enorme puente quedo prácticamente lleno de personas de lado a lado. Aquel fue un día de fiesta generalizada y existen fotos que dan cuenta de ello.

Es por ello, que quien este recuerdo llega a su mente, le sigue causando un enigmático sentimiento al constatar, apenas 50 días después, cómo un pueblo que se le entrego de cuerpo y mente a Salinas de Gortari, lo convirtió en el villano preferido, en el ex presidente más odiado en el México contemporáneo y en el causante de todos los males que aquejaron al país en aquellos años. Sin duda, un caso patológico y para el análisis antropológico.

La construcción del “Zacatal”, fue producto de varios factores: el tesón  en la gestión de muchos carmelitas y gente avecindada en la isla; la urgente necesidad de dotar al Carmen y al Golfo de México del último eslabón  que unificara la carretera costera del país pero, la más importante, la urgente necesidad de librar ese escollo que impedía el desarrollo petrolero en la isla, la cual es, hoy por hoy, la columna vertebral de la economía del país y que aun sigue en espera de que la federación le haga justicia y le retribuya un poco de lo mucho que le ha dado a todo los mexicanos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada