sábado, 4 de febrero de 2012

Origenes del Neo-Panismo en Carmen


De los 7 pecados capitales, el día de hoy nos enfocaremos en dos en específico la avaricia y la soberbia. Según la infalible e inequívoca Wikipedia:

*Lujuria
*Gula
*Avaricia
*Pereza
*Ira
*Envidia
*Soberbia

Son un conjunto de vicios opuestos a la enseñanza moral que el catolicismo y el cristianismo transmiten y fueron recopilados por el papa Gregorio Magno. Posteriormente, en su obra maestra “la divina comedia”, el poeta italiano, Dante Alighieri los compiló y a cada uno le adjudicó un castigo para aquellos que caen en sus tentaciones.
Señalado lo anterior, sigue la reflexión de la lucha por el poder que tienen los dos bandos visibles que ostentan posiciones estratégicas dentro de las filas del Partido Acción Nacional en nuestro estado de Campeche y, desde luego, en el municipio más importante, el nuestro: Carmen. Creo necesario hacer una breve remembranza a su origen ya como partido gobernante y con presencia en el electorado, lo que propicio que obtuvieran cargos de elección popular en el congreso del estado y federal además de gobernar varios municipios de la entidad, por ejemplo, el nuestro durante tres trienios.

Nuestro relato se remonta a finales de 1998, principios del siguiente año, cuando un grupo de empresarios priistas, varios de ellos, de las llamadas familias de “abolengo” de la isla, cansados de la permanente imposición, intromisión y manipulación del poder político local desde la capital del estado, concretamente, del grupo gobernante en turno con su tlatoani o gobernador, determinan amagar al entonces titular del ejecutivo estatal, Antonio González Curi, con separarse del partido que les había dado, ancestralmente, dinero, poder y status social y, competir electoralmente bajo las siglas del partido blanquiazul que en aquel tiempo no tenia presencia ni fuerza política en la localidad. González Curi, dejándose dominar por dos pecados capitales; la ira y la soberbia, mismos que son parte de su personalidad, primero intento disuadirlos ofreciéndoles cargos medios, contratos de obras y más de una canonjía o prebenda solo que se topo con que el grupo rebelde quería todo el pastel político y lo que les ofrecía, varios de ellos, ya lo tenían en abundancia; riquezas materiales que en nuestra sociedad, tan falta de valores, son las que dan poder, respetabilidad y presencia.

Del ofrecimiento, Antonio recurrió a las amenazas y ofensas rematando con el desdén, que en la tauromaquia es un pase muy llamativo pero en la política puede resultar fatal y no obstante, impuso como  candidata a la maestra Dulce María Cervera Cetina, quien contaba con trayectoria y popularidad mas no los recursos económicos suficientes ni el apoyo o ”calor” político suficiente para enfrentarse a los inconformes y renegados tricolores, para quienes su candidatura representaba una ofensa toda vez que no era de su grupo social ni de su status económico, en concreto, la profesora era de cuna humilde y eso lo tomaron como un agravio. Por cierto, haciendo un paréntesis, la más entusiasta colaboradora, acompañante en todos sus eventos de campaña y financiera económica de Cervera Cetina, hoy ocupa una curul blanquiazul  en el congreso del estado, lugar que obtuvo por la vía plurinominal toda vez que fue avasallada por la sinceridad, juventud y empuje de su contrincante tricolor, en las urnas electorales. Paradojas de la vida.

Los autollamados 4 fantásticos se encontraban dubitativos pero resueltos a continuar con su faena y ante la ausencia de cuadros y militancia, hicieron uso de secretarias, afanadoras, servidumbre, amigos o conocidos de infancia,  familiares desempleados o de los llamados “parientes pobres” y uno que otro joven egresado de nuestra universidad; mas en todos veían que tuvieran sumisión y pudieran ser manipulables. De los protagonistas, ninguno tuvo el valor para ser el candidato a la presidencia municipal por lo que eligieron a una persona que reuniera las características antes descritas y de las bancas de los pájaros caídos ubicaron al idóneo: Sebastián Calderón Centeno, priista, resentido por no haber sido tomado en cuenta más que para una suplencia de diputado local y que es un personaje locuaz y dicharachero pero con bastante habilidad  e inteligencia que mantiene oculta y que le ha permitido ser el más beneficiado de todos ellos, aunque esa es otra historia que luego relataremos.

Ya con “Shebo” Calderón de candidato a la alcaldía (3 de los “fantásticos”, de candidatos a diputados locales y el restante, el más medroso, como compañero de fórmula en el cabildo, de primer regidor), asesorados por el despacho consultor del ex gobernador de Guanajuato, Carlos Medina Plasencia, con el efecto Fox y una bien estructurada campaña de desprestigio hacia los candidatos del tricolor, logran dominar contundentemente y ganar las elecciones en la mayoría de los cargos en disputa. No podemos omitir el hecho de que la ciudadanía ya estaba cansada de tanta corrupción, impunidad y desgobierno de las pasadas administraciones municipales por lo que el voto de castigo fue crucial en el resultado electoral.

Una vez en el poder, es ahí en donde surgen los dos pecados capitales que el día de hoy los tiene divididos, confrontados, enemistados y con familias desintegradas. La avaricia por las riquezas materiales mal habidas y, la soberbia, el orgullo o el ser el más importante de los demás, el ser el jefe de la manada, el nuevo tlatoani celeste; de nada les sirvió tener una educación religiosa, contar con estudios profesionales de universidades particulares de renombre. Tampoco les sirvieron los lazos sanguíneos ni la supuesta educación que mamaron en el seno materno; se dedicaron a darle circo al pueblo,  hacer negocios turbios con sus respectivos dividendos, traficaron con influencias y con información privilegiada, entre otros chanchullos y rápido se olvidaron de sus promesas de campaña y del supuesto amor a la tierra que los vio nacer o que les ha dado todo.

Así pasaron 3 trienios, inventando pseudo-políticos quienes como miembros de corte medieval, hacían maroma y media para agradar a los sangre azules pero se aprovechaban de su levitación política y surgieron nuevos empresarios, mercantilistas del erario público y hoy tienen asegurada una vida sin preocupaciones financieras. También para ellos hubo. “pez chico, alimento pequeño pero suficiente; pez grande, comida abundante y colosal y así transcurrieron 9 años hasta que el pueblo dijo ¡¡¡ BASTA!!! Con el retorno del tricolor  a la alcaldía y al congreso del estado.

Hoy, la inexperiencia, la soberbia y la avaricia los tiene más divididos y confrontados que nunca. Sin liderazgos en su partido. Los “4 fantásticos”, dedicados a seguir haciendo negocios multimillonarios al amparo del de la familia española que detenta la franquicia del blanquiazul  de las delegaciones federales y de la paraestatal petróleos mexicanos (PEMEX) mientras que sus ilusos seguidores, exregidores y exfuncionarios, hoy, sin canonjías, prebendas ni poder alguno, se tienen que conformar con ver los espectáculos por la televisión o en el montón. Con la muchedumbre. Ya no más primeras filas y atenciones y todo, porque? Por la avaricia y la soberbia de unos cuantos. Triste final pero previsible y justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada