martes, 24 de febrero de 2015

RUBÉN SELEM DELGADO Y MIGUEL ZEPEDA SHIELDS ( XVIII ANIVERSARIO LUCTUOSO)

Según me enteré tiempo después, me fueron a buscar a mi entonces centro laboral y les indicaron que me encontraba fuera de la Ciudad, iban ustedes dos y Fabricio Pinal. Ni una duda tengo para que la visita: tenían dinero, tiempo y ganas de gastarlo en algún bar más lo que importaba era interactuar, ya habían pasado algunos meses sin hacerlo y la debida actualización del derrotero de nuestras vidas, obligado y necesario era. Siempre fue un gusto y se convertía en algún acontecimiento, departir con ustedes, que alguna anécdota surgiría para la siguiente tertulia, lo cual no ocurrió, la cual tampoco nunca llego más pendiente queda.

Era el año de 1996, los aspectos laborales y económicos, inestables, como ocurre mayormente en mi vida, sin embargo, me desempeñaba como asesor de la agrupación de sindicatos de trabajadores (CTM) En la Isla y a veces timbraba la caja y en otras no, mas era la única opción de estar cerca de lo que tanto me gusta y a lo que me he dedicado casi siempre: el servicio público.  Desde ese espacio  pude conocer un poco las entrañas del sindicalismo mexicano y aprendí  a personas que hasta el día de hoy, saludo con afecto y gratitud por la oportunidad brindada, por su amistad y los momentos que pasamos.

Me encontraba en la Ciudad de México, el 24 de febrero, en la sede de la CTM, cerca del monumento de la Revolución, se llevaría a cabo un congreso mas al que asistiría el entonces Presidente de la República, Ernesto Zedillo y como anfitrión, El eterno Fidel Velázquez. Dada las precarias condiciones económicas, el viaje se hizo en autobús y jure nunca volver a hacerlo, juramento que he cumplido cabalmente. Nos instalamos en un hotelito cercano y nos dirigimos a la plaza de Garibaldi, en donde varios dirigentes locales y su servidor “cuereamos” varias botellas de licor y  cual tal provincianos, así nos comportamos lo que no pasó desapercibido para una de las muchas bandas de jóvenes malandros, quienes aprovecharon la oportunidad y de no haber sido por la intervención de Julio Cesar Chulines Carbonell,  no hubiera salido vivo del atraco del que fui objeto.

¿Quien iba a pensar que casi a la misma hora, ustedes, Ruben y Miguel, se estaban matando en un trágico accidente que enluto a todos quienes les conocimos, tratamos y quisimos? Cuando hice cálculos de la hora de ambos hechos, creo que ustedes ya habían fallecido y siempre te he imaginado, Ruben, con tu amplia sonrisa, tu gesto desfachatado y tu noble corazón, abogando con el creador para que me permitiera seguir vivo y dando lata en este mundo tan injusto en ocasiones y que nos llena de alegrías y tristezas al llevarse a personas, como ustedes, quienes estaban en la mejor etapa de su existencia. Así son sus misterios y no tenemos remedio para evitarlos.
Golpeado, sin dinero y sin mis gafas para atemperar la miopía que me aqueja, volvi al hotel y muy temprano nos dirigimos a la sede del evento, teníamos que estar tres horas antes por cuestiones de logística del Estado Mayor Presidencial. Crudo, desmoralizado y muy encabronado por mi novatada capitalina, me chute las más de cinco horas de la liturgia cetemista y al regresar a la habitación, coincidentemente, timbro el teléfono y escuche a la voz de mi suegra darme la impensada noticia: tu amigo Ruben se mató en la madrugada. Enmudecí mas luego grite y llore no dando crédito al comentario, sin embargo, al bajar del cuarto, me encontré a otros paisanos quienes, igual de confundidos, que no es lo mismo que afligidos, me confirmaron el terrible acontecimiento y las condiciones en que se dio.
De inmediato solicite quien me podía hacer fuerte con el boleto de avión para retornar a la Isla y darles el último adiós, encontrando la solidaridad y solo encontré vuelo hasta Villahermosa, coincidentemente, en el mismo vuelo viajaban una hermana de cada uno de ustedes. Ya en tierras Tabasqueñas, las esperaban una Suburban y habiendo espacio, me incorpore al vehículo y llegamos al barrio del Jesus. Fue nuestra amiga Lourdes Rodriguez quien me guio del brazo hasta donde estaba tu féretro y no se apartó de mi hasta que el impacto aminoró.
A Miguelito lo velaron en la funeraria y horas después, un grupo de amigos nos dirigimos para darle el pésame a su familia y acompañarlo.  Tu casa, Rubén, estaba llena de conocidos, amigos y familiares pero en todos nos identificaba un común denominador: El impacto demoledor del suceso.

Rubén y Miguel, nos causaron una gran tristeza a todos. Como todos los humanos, con defectos y virtudes, errores y aciertos, supieron ganarse la estimación y simpatía de quienes tuvimos el privilegio de conocerles. El mundo ha seguido su rumbo, muchos ya les hacen compañía y otros en cualquier momento lo podremos hacer, es la ley de la vida. Para morir, hay que vivir. Seguro estoy que en paz descansan y, por esas cosas tan extrañas de la vida, sus restos mortales, solo una tumba los separa. En su XVIII aniversario luctuoso, les recuerdo vivos, sonrientes y siempre atentos para brindarnos el quite en el momento preciso. Hasta la vista amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada