lunes, 19 de diciembre de 2011

La herencia de Calderón

La historia es contundente y para quienes ejercen la titularidad del ejecutivo federal, irrevocablemente inevitable. De cada presidente tenemos una frase que nos transporta en el tiempo a determinado momento, que marcó un antes y un después en su gobierno.

2 de octubre no se olvida

Cuando  nos mencionan el nombre de Gustavo Díaz Ordaz, de inmediato surge en nuestra mente el recuerdo de lo acontecido en  la plaza de  Tlatelolco  aquel 2 de octubre de 1968 y la figura, con la boca abierta, una dentadura desproporcionada y su mano extendida. 

El Halconazo

De la misma forma, al recordar el nombre de Luis Echeverría transporta el pensamiento a lo ocurrido el 10 de junio de 1971, sus famosas guayaberas , todo su populismo y su inmortal frase: ”Ni nos perjudica ni nos beneficia sino todo lo contrario”.

Para aquellos nacidos de los 80's para acá,
 El 10 de junio de 1971 también es conocido como El Halconazo o Jueves de Corpus, ese día se llevó a cabo una de las matanzas mas crueles llevadas a cabo por el gobierno, no hay cifras exactas del numero de muertos, pero hay quien afirma que fueron mas de 100.

 ...y pensar que algunos diarios de circulación nacional le dieron las 8 columnas a tremendo disparate.

El dia en que el lujo enfureció a la miseria


De igual forma, como olvidar al amigo del paisano (experto en chistes y transferencias pesqueras), José López Portillo y la evocación es La Colina del perro, aquella exuberante y pomposa mansión, bautizada así por su inolvidable frase "defenderé al peso como un perro" fue el orgullo de su nepotismo, así como también el de sus amores turísticos y alegres.

De cada Presidente de facto o legítimo, el pueblo de México conserva su divisa, lo que lo distinguió o que fue relevante en su gobierno y a veces, la personalidad grisácea como en el caso de Miguel de la Madrid y su cofradía de la mano caída, tan arraigada en todos los niveles de gobierno hoy en día.

Las inolvidables

De igual forma, a algunos otros  ex presidentes se les recuerda por sus ocurrencias  como la Vicente fox, “y yo porque”, al enajenarse de un problema de repercusión nacional relacionado con la libertad de expresión.
¡Cómo olvidar la del mas malo de malolandia! 'Dixit' Jairo Calixto Salinas de Gortari, “ni los veo ni los oigo”, en relación a las interpelaciones de los diputados del partido sobre el cual había cometido un descomunal fraude para usurpar la presidencia (Like Calderón), le hicieron en uno de sus informes cargados de auto elogios y buenaventuras.
Viendo las cosas desde esta perspectiva, podríamos pensar que para todos ellos las cosas no le salieron tan mal, a fin de cuentas la serie de agravios que cada uno cometió en contra del pueblo de México  nunca fue sancionado, siendo incluso premiados con pensión vitalicia, estado mayor para su seguridad, viáticos, y la complicidad del tiempo que borra todo y únicamente quedan frases, ocurrencias y detalles que juzgar o comentar.

Entonces:

 ¿Cuál será la herencia que deje en la nación el gobierno de Felipe Calderón? 
¿Cómo será recordado? Sin duda alguna la frase será el ”haiga sido como haiga sido”, con la que manifestó cínica mente su desprecio por las leyes, por las instituciones y por la voluntad de una mayoría que vio mancillada la incipiente democracia mexicana al detentar ilegítimamente un lugar que no le correspondía.

Por otros será recordado también como el “presidente del empleo” y la burla que ello representa, lo cual debe servir de estandarte en cada elección como sinónimo del político tramposo, mentiroso y simulador que en campaña promete lo que sea y después se olvida de tales compromisos.

Su nunca aclarada dipsomanía y su estilo de gobernar, tan alejado de la población y tan cercano a sus amigos, cómplices y demás fauna de rapiña y acompañamiento, mas sin embargo, lo más transcendental, la mayor herencia que nos dejara es el clima de violencia que afecta  a millones de mexicanos. el miedo colectivo, la sensación de inseguridad, el temor de sufrir alguna vejación, sea esta por los malos o por los supuestos buenos, contradicción que confunde y aturde.

Su lugar en la historia tendrá el sello de más de 50 mil muertos en su supuesta guerra contra el crimen que deja a un país cargado de incertidumbre futura, con daños colaterales que han afectado a miles de familias,  sin omitir, desde luego, la ostentosa corrupción, el tráfico de influencias, el muy explicable enriquecimiento de  sus cercanos colaboradores y su complicidad con las mafias del poder mediático, sindical, eclesiástico y empresarial.

Así se le recordará.

Por último, no podemos omitir la inflación, la fuga de capitales, los fenómenos de migración y en general todo el daño causado a la economía del país y al patrimonio de los mexicanos.

¡Como olvidarlo vestido con uniforme militar de tallas más grandes que la suya! o en sus monólogos con la población organizada y ya últimamente, convertido en guía de turistas, ridiculizando la envestidura que representa, a su persona y haciéndonos sentir pena ajena ante los extranjeros.

El se irá el próximo año, con todo y su pensión vitalicia, seguridad personal para él y para toda su prole , con toda seguridad fincara su residencia en algún lugar del extranjero y será como el judío errante tal vez dicte conferencia como lo hace Zedillo y mientras, en la geografía nacional dejara a un país más pobre, más inseguro, menos democrático, convulsionado y trágicamente destinado a seguir viviendo como patio trasero del imperio americano, cada vez mas injerencista, ya sin cuidar las formas y dictando no únicamente la política económica sino también la social, la electoral y lo que es más preocupante, la de seguridad nacional. 

Esa es su herencia, ese es lo que represento el gobierno que usurpó al del “peligro para México”. ¿Cómo nos hubiera ido con él? Quién sabe, el hubiera no existe y la realidad es la que vivimos hoy en día todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada