sábado, 21 de enero de 2012

Columna Invitada


“Los libros no están hechos para pensar, si no para ser sometidos a investigación”


Por Carlos Campos


La entrecomillada frase que da titulo a esta publicación, es mas que una oración bien
definida por el ímpetu cognitívo y los cánones semíticos que la proyectan a brindarnos
una información valiosa, quizás para recordarnos lo atrasados que estamos en cuestión
informativa, o dicho de otra manera estamos acostumbrarnos a que se nos brinde
información sin compararla o hacer uso de ella como una fuente mas, que contrapuesta a otras, solo se matiza como una opinión, o mejor aun un fundamento.................



Dicho lo anterior, lo cual es un planteamiento mas (o sea mi muy humilde y personal
punto de vista) seria imprescindible empezar a brindar la atención pertinente hacia lo que
nos ofrecen las diversas publicaciones a las cuales nos sometemos, en este caso los
libros y algunas provenientes del submundo frígido y hostil llamado INTERNET.
Las publicaciones impresas como son los libros, periódicos y revistas, son sometidas a un
exhaustivo proceso de edición y corrección, también se tiene que investigar para poder
lanzarlas al publico, o sea si pueden ser consideradas fuentes fidedignas de información
correcta, sin embargo no las únicas, a lo que voy es muy simple, si bien es cierto que los
libros ofrecen la mayor parte del conocimiento actual y desde hace muchos años son los
preferidos de los catedráticos para ser considerados como fuentes informativas, también
es recurrente admitir que muchos se han desvirtuado de su objetivo primordial el cual
era enseñar e informar, para pasar simplemente a ser publicaciones sin fines mas allá
de promover, y cuando digo promover me refiero a dispersar una idea, que en muchas
ocasiones no deja de ser mas que un agravio a ciertas personas.
Ya que entramos en materia cuando usamos la palabra “agravio” podemos tomar la
frase que nos trajo aquí de una forma bastante literaria y al mismo tiempo literal, mas si
en lugar de libros ponemos los medios, y resaltamos entre esos medios a el internet y
algunas publicaciones que se mal llaman noticiosas, si bien esta frase que heredamos de
maestro Umberto Eco hace referencia a cierto material literario, tenemos que tomar en
cuenta que la frase puede ser transformada.


Hemos llegado a un punto en el cual todo converge en una idea, que si la tomamos
adoptando la frase en cuestión, tenemos que aplicarla a lo sucedido muchas veces en el
ámbito tecnológico, en lo que mencioné hace unos párrafos que denomino: submundo
frígido del Internet.


El maestro Eco lo único que nos daba a entender con esta frase es que somos seres
limitados, sin querer expandir nuestra capacidad y raciocinio, y es por ello que nos
quedamos en un simple escanéo que osamos a llamar lectura, porque si tuviéramos un
ápice de verdadero interés indagaríamos en diversas fuentes con el afán de saber que lo
que estoy leyendo es cierto, es bueno o resulta útil; sin embargo no es así, nos quedamos
en la simple y vaga idea que nos da una sola fuente, entonces lo que nos deja la frase
como enseñanza es muy simple ¡Hay que tener variedad de fuentes!


Lo que nos deja como idea central en este momento la enseñanza del día de hoy es
muy simple, estamos en una crisis, y no es de las que vemos día a día en las noticias,
es aun peor, es una crisis de conocimiento, de conformismo, de estancamiento literario
e informativo, la culpa no es de los medios, hay que dejar de apuntar solamente a los
encargados de brindar noticias y entretener a las masas, tengan también en cuenta
que el publico es el que no selecciona, si no me creen entonces preguntense por que
el programa Laura sigue estando en horario estelar, cuando las familias disfrutan de su
almuerzo, en lugar que en ese momento este un programa un poco mas cultural, y no uso
la palabra interesante por que al parecer lo interesante va en función, por supuesto, de lo
que cada quien pide y exige. Ya tenemos que dejar de ser mediocres, la mediocridad es
el cáncer de la educación, y como cáncer se extiende y nos mata poco a poco hasta llegar
a lugares vitales en la organización social.


He de concluir afirmando que si bien es cierto que los libros (en sentido literario) no se
deben de “escanear” y mucho menos asimilar como omnipotentes, si se deben comparar
y a su vez profundizar con investigación, observación y sobre todo con frialdad, tomando
esta idea para las redes sociales, televisión y algunos medios impresos de dudosa
categoría, haciendonos así personas menos mediocres y rompiendo así los hilos que nos
controlan como títeres y nos someten a la ignorancia.



Carlos Campos Arcila
Licenciado en comunicación por la Universidad Anáhuac-Mayab
Candidato a Master en Comunicación corporativa y relaciones publicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada