jueves, 19 de enero de 2012

Pseudo-políticos Panistas


Sin pretender comparar o defender lo indefendible, los integrantes del partido tricolor siempre
se han distinguido por cuidar las formas, esperar los tiempos políticos, la línea de sus dirigentes
o “primer priista en turno” y ser disciplinados o sumisos, como creemos algunos. Sin embargo
esa actitud les ha servido para contener las ansias, aspiraciones y ambiciones de sus militantes.
Es la experiencia de más de 70 años de gobernar desde el carro completo hasta al país de forma
fragmentada....................



Los panuchos, por su parte, son un partido que siempre estuvieron en la comodidad de la
oposición y cuando les toco ser gobierno, en la mayoría de los casos, lo hicieron peor que lo que
durante décadas criticaron y resultaron ser una burda caricatura del tricolor. En el municipio y
en el país sobran los ejemplos. Nunca esperaron ganar y el triunfo les llego por sorpresa por lo
que tuvieron que improvisar cuadros que al subirse a un modesto ladrillo, perdieron el piso y la
realidad, se marearon, se la creyeron que son políticos profesionales y ahora nadie los aguanta
y existe una guerra sucia mal disimulada, Una supuesta “unidad” distorsionada y un agandalle
generalizado de todos contra todos, sin más propósito que el de seguir medrando del erario
público, sintiéndose gobierno y llevando agua a su molino con la bandera de “amor “ por el
pueblo. Patrañas.


La isla del Carmen está contaminada visualmente con tanta propaganda de todos los suspirantes sin que
la autoridad electoral estatal haga como que ejerce sus atributos jurídicos y los panuchos se
pasan por el arco del triunfo las leyes y reglamentos respectivos. Que si shebito quiere a Carmen.
Que si roger y sus poses de cura de rancho y así podríamos seguir enumerándoles ejemplos y
este espacio sería insuficiente para tanto soñador y no precisamente de pelo largo. Vaya! Hasta
tres ex presidentes municipales quieren volver (que no es lo mismo que devolver) a ocupar la
silla principal de la presidencia municipal, cuando es conocido por la comunidad el verdadero
motivo que los impulsa: la ambición y la megalomanía y por qué no, también se pudiera dar la
cleptomanía.


No podemos dejar de señalar que personas que medraron muchos años bajo el régimen priista,
hoy lucen desesperados por alcanzar, mínimo, una regiduría. Bueno, es que después de la llegada
de “la diabla” al cabildo, cualquiera puede llegar, y vaya que criticaron a las arañas y Anacleto
del tricolor. En todos lados y colores se cuecen habas. Nombres de personas que estuvieron muy
identificadas con el sistema priista como leydi lugo espadas o Mireya lopez peña, hoy buscan
codiciosamente la candidatura para una diputación local. Quizás tengan los meritos, cualidades o
experiencia a la altura que su partido requiere más sin embargo, no todos somos desmemoriados
y su pasado tricolor, cual sombra divina, los perseguirá siempre.


Mientras tanto, los ciudadanos de a pie, comunes y simples mortales que no estamos en el mundo
de la farándula política, cual espectadores de show triple X observamos como en las alturas, los
neopóliticos, se desgarran las vestiduras para señalar errores u omisiones de los de la banqueta
de enfrente, manifiestan ser los mejores, los tocados por la divinidad, y gastan saliva, recursos en
especie y económicos, cuyos orígenes despiertan dudas, y se erigen en modernos adalides de la
comunidad y en los redentores del municipio.



¿Qué podemos esperar de ellos? Ahorita, mínimo, una despensa, palabras huecas y falsas, una
palmada en la espalda, alguna playera o calcomanía barata y tan tan. Después, cuando hayan
llegado al hueso deseado, lo único que usted puede recibir es una graciosa huida, demagogia
barata y un representante popular “patito” o genérico del tricolor a quien vera en las primeras
filas de los espectáculos, escuchara en las estaciones radiofónicas verter su verborrea disfuncional y emular al gran mimo Cantinflas o a la chimontrufia, que para el caso, es lo mismo.


Cada pueblo tiene al gobierno que merece, quizás sea el momento en que los votantes olviden sus
intereses particulares, acepten todo lo que les regale, sopesen su voto y elijan a quien le parezca
menos malo, menos raton perez y menos demagogo. Ya es tiempo que la partidocracia seda su
paso a la ciudadanía y que en las elecciones del 2015 a los ciudadanos se les permita contender
por algún cargo de elección popular sin necesidad de estar incorporada franquicia partidista
alguna. tiempo al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada