martes, 10 de enero de 2012

La Estela de la corrupción.

Después de 15 meses de retraso al fin su majestad Felipe Calderón inauguró la Estela de Luz que pretendía ser la joya de las celebraciones del bicentenario 2010, y pues como solo en México sucede, la entregaron un año y cuatro meses después, no se les olvide amables lectores que simboliza a dos tragicomedias siempre censuradas, manipuladas y un sin fin de veces cuestionadas, llamadas Independencia y Revolución Mexicana.


Les cuento que el regalo que nuestro Rey quiso darle a su pueblo, tuvo un costo final de 1 035 millones de estampitas de la virgen, de las de un peso que venden en los mercados, pese a que estaba presupuestado inicialmente que costaría solo 400 milloncitos de pesos, todo un monumento al fraude y a la corrupción de México del Siglo XXI.


Que alguien me diga por favor en que país del mundo se permite que una obra termine costando 258.8% mas de lo previsto inicialmente, que bueno que no me entere de dicha celebración, de haber podido hubiera sido el primero en aventarle una piedra directo a la cara a FECAL, pese a no estar libre de pecado, pero lo que este hombre hace, de donde yo vengo le llaman descaro.
Que alguien me diga como el pueblo mexicano puede tolerar, permitir y apoyar abusos como estos, es un escupitajo en la cara a todos los millones de pobres y desempleados que los gobiernos del PRIAN han generado en este país durante ya tantos años. No queremos dos esbeltas columnas de 104 metros de altura señor presidente, no queremos que despilfarre el dinero del pueblo en bazofias de lujo. Queremos empleos, seguridad, oportunidades para los jóvenes, ¡la gente lo único que quiere es trabajar, comer y dormir en paz! no tenemos nada que celebrar, 200 años después seguimos en guerra, politica, social, económica, contra el narco, etc... Esta sin duda alguna es la joya de la Revolución, debido a que será recordada por las generaciones venideras bajo el nombre de El robo del bicentenario.


Esperemos que en 10 años la incuestionable y omnipotente SEP ya incluya historias como la matanza de Tlatelolco, el apagón de Salinas y otras anécdotas hasta hoy prohibidas en cualquier libro de historia de la SEP y que a los niños no les obligen a memorizar el burdo mensaje de Calderón: "Esta obra será un símbolo de orgullo y de unidad para los mexicanos de hoy y para los mexicanos del futuro".
Si sustituimos las palabras orgullo y unidad por corrupción y fraude, la frase quedaría sublime.
Me despido con una frase que me hizo reflexionar “imbéciles solo rigen a imbéciles” y eso es lo que este gobierno cree que somos, no señor Calderón, ya no somos un pueblo de analfabetas ignorantes la información ya nos llega a todos. En Julio sabremos si lo somos, o ya no, pero si verdaderamente de puro milagro, como esos que ocurren en México, llega a conservar el PAN la presidencia, me resultaría muy irónico verlos celebrando otro triunfo robado esta vez en sus escuálidas torres gemelas piratas, monumentos  la mexicanidad política en su máxima expresión en la que tristemente deambulamos. Si alguien planea matar a Peña Nieto con eso de que quiere ser el nuevo Colosio, por favor estrellenlo ahí.



Por lo menos le hubieran puesto una antena de Wi-Fi en la cima, así para algo habría servido ademas de cine gratis en 3D para aficionados al LSD.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada