domingo, 15 de enero de 2012

Encuestas incómodas.


Los desaciertos políticos de Enrique Peña Nieto, a partir del error que cometió en la feria
internacional del libro en Guadalajara Jalisco, donde fue incapaz de mencionar tres libros
hubieran marcado su vida, han puesto en aprietos al PRI, que antes de ello, aseguraba por
todos los medios que la Presidencia de la República volvería a estar bajo su mando.
Ahora, las infortunadas revelaciones de su ignorancia, la crítica que ha recibido por
destacados escritores como José Emilio Pacheco o Carlos fuentes, pero sobre todo las
encuestas internas que han mostrado, por ejemplo, que el teet de la hija de Peña Nieto,
Paulina, que tanto malestar generó entre la población en general, lo llevo a perder diez puntos.............


Las encuestas están generando algo más que malestar entre un sector de la militancia priista
y quienes ayer pensaban que Peña sería un mal presidente de la República pero un excelente
candidato, hoy lo están dudando.

El problema para los priistas es algo más que el ridículo en que ha quedado su candidato
presidencial, lo que les está preocupando tanto a sus seguidores como a sus aliancistas Elba
Esther gordillo morales y el partido verde–, es la falta de operación política que ha mostrado el
exgobernador mexiquense y su incapacidad para imponerse a las nuevas directrices que está
marcando el actual presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín codwell.

Y es que la salida de Humberto Moreira –que ya era insostenible como presidente del PRI– le
ha pegado duro a Peña Nieto. En su partido se asegura que el encopetado candidato
presidencial “negoció” la llegada de Moreira para ganarse la confianza y apoyo de “la
maestra”. En el círculo político todos saben de la gran relación que hay entre Moreira y
Gordillo e incluso que fue ésta quien en 2003 operó para que fuera el candidato del PRI al
gobierno de Coahuila.

Sin embargo, los documentos que prueban que Moreira dejó a su estado sumido en una gran
deuda, y no precisamente por impulsar obras para la ciudadanía, sino más bien para apoyar
campañas de su partido, acabaron tumbándolo de la dirigencia priista y con él se fue también
quien defendía a Peña Nieto de sus errores.

El poco tiempo que estuvo Moreira al frente del PRI fue suficiente para lograr la firma de una
alianza electoral para la presidencia con el Panal, el partido de “la maestra” que, entre otras
de las ventajas que ofrece es toda una infraestructura y organización distrital para hacer
ganadores a los posibles perdedores en comicios.

Moreira también logró la suma del PVEM, sin embargo, la caída de el exgobernador de
Coahuila y la llegada de Pedro Joaquín Coldwell, un hombre que nunca se ha caracterizado
por su cercanía con Peña Nieto, no le ha sentado nada bien al candidato encopetado.

Resulta curioso, por ejemplo, que una de las primeras declaraciones del nuevo dirigente de
partido fue que se revisarían las alianzas acordadas con el Panal y el PVEM; pero sobre todo
que se haya rechazado lo que Peña Nieto ya había pactado con la maestra: que en las listas
de legisladores plurinominales de Chiapas y de Sinaloa estuvieran en primer plano la hija de
la lideresa magisterial, Mónica Arreola, y su yerno, Fernando González Sánchez.

La noticia desató la ira de “la maestra”, porque si algo no puede soportar es que se haga a un
lado a su familia y, al parecer, la nueva dirigencia priista quiere replantear la negociación. Si
no se llega a un acuerdo y Peña Nieto no mantiene a los familiares de Gordillo en primera
línea de las candidaturas, seguro que “la maestra” le retira, en los hechos, su apoyo electoral.

Gordillo ya duda del “poder” del candidato presidencial priista, pues algo tan simple como el
respeto a sus acuerdos con el Panal no los ha podido defender.

Por si fuera poco, Pedro Joaquín Coldwell ha tenido que decir en público que de ninguna
manera el PRI pretende sustituir a su candidato presidencial. Esta aclaración llama la atención
porque, si Peña Nieto es un candidato sólido, ¿por qué Pedro Joaquín hace eco a quienes
dentro del priismo ven la sustitución como una opción?, ¿no sería mejor ignorarlos y en su
lugar fortalecer y defender al candidato ya registrado?

Si a todo eso se le suma que Peña Nieto, quien sin el apuntador no atina a hacer comentarios
inteligentes, no podrá salir a lo largo de dos meses en la radio y la televisión para repetir
discursos que le impidan cometer desaciertos, pues entonces sí que está en un verdadero
problema.

La declinación de manlio Fabio beltrones a participar en la contienda interna de su partido por
la candidatura presidencial, en lugar de traerle beneficios le ha generado una gran desgracia a
Peña Nieto: dejará de estar en el aire con discursos a modo del 18 de diciembre al 18 de
febrero.

Esto, además de disminuir el constante bombardeo de su imagen para los electores, le
generará un gran costo económico. Entre los que saben de medios de comunicación y spots
de radio y televisión se dice que durante esos dos meses se dejaran de emitir ¡un millón y
medio de spots! que ya estaban pagados.

Con la salida de Beltrones de la contienda Peña ganó la candidatura pero en la balanza las
pérdidas son mayores: perdió un presidente nacional que daba la cara por él de manera
constante, podría perder a la gran aliada que todos quieren, Elba Esther Gordillo y perderá
presencia en los medios de comunicación durante dos meses claves.

Y si a todo ello se suman su incapacidad política, las críticas de la clase política, las dudas de
los propios gobernadores del PRI sobre su candidatura y su arrogancia, entonces nadie puede
descartar que Peña, antes del registro ante el Instituto Federal Electoral como candidato
presidencial pueda contraer una enfermedad que lo imposibilite para continuar.

En estos dos meses venideros todo puede ocurrir, hasta un candidato sustituto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada