martes, 3 de enero de 2012

La era medieval de nuestros tiempos.


Los últimos acontecimientos de la aldea mundial nos permiten visualizar varias cuestiones que
no necesariamente se requieren estudios de antropología o sociología para entenderla y emitir
una opinión que pueda ser o no cierta o del agrado de algunos pero que se tiene todo el derecho
de hacerla ya que el silencio, en situaciones como las ocurridas en días pasados, significaría
estar de acuerdo con ellas; apatía por los tema torales de la sociedad mundial contemporánea o
simplemente ignorancia o discapacidad funcional, que al caso viene siendo lo mismo.

Las redes sociales, entre otras cosas, sirven de termómetro para conocer el sentir de gran parte
de quienes hacen uso de ellas utilizándola como una poderosa herramienta de información, de
comunicación y de libre expresión de las ideas, algunas, por cierto, con un alto sentido de humor
y ocurrentes, ambos indispensables para vivir en este mundo en el que nos toco existir; una frase que
escribió en mi muro un joven talentoso publicista decía lo siguiente: “vivimos un fin de semana de
Disney, se caso el príncipe, premiaron al bueno y mataron al malo”. Supongo que hacía referencia
a la boda del príncipe de Inglaterra y segundo en la sucesión, Guillermo con la plebeya
Catalina, ahora ya de sangre real y con varios títulos nobiliarios que le permitirán llevar una vida,
valga la redundancia, de reyes, con todo lo singular que ello implica, en particular, a la privacidad
que requiere un matrimonio y este sea funcional y puedan, como en los finales de los cuentos de
hadas, vivir felices para siempre.

Me parece anacrónico que en pleno siglo 21, con los avances de la tecnología, existiendo una
mefistofélica pobreza extrema en la mayoría de la población mundial, en donde miles mueren
cada día por falta de alimentos, ante la apatía de quienes pudiéramos contribuir con nuestro
granito de arena para intentar subsanar esa aberración y desigualdad con seres humanos cuyo
único “pecado” fue no nacer en el lugar y momento indicado; según datos oficiales, la boda de
mi tocayo con Catalina tuvo un costo de varias decenas de millones de libras, una parte, a cargo
del contribuyente. Como referencia, el costo de enlace del cuento de hadas que
protagonizaron los padres del novio, Carlos y Diana, en 1981, fue estimado en unos 30 millones de
libras (unos 600 millones de pesos actuales) y ya ve usted, amable lector, lo amorfo, disfuncional y
trágico que resultó la mencionada boda real que terminó en divorcio, infidelidades y la muerte de
Diana, aun llena de suspicacias. Entre otras exquisiteces.

La edad media en pleno siglo XXI, manifestándose como jerarquía y su bifurcación: dios-rey-
iglesia,-nobleza-pueblo- regreso con fuerza anticuada a todos los rincones del mundo a través de
los medios de comunicación quienes dieron cuenta puntual, minuto a minuto de todos los detalles
de la unión matrimonial de una pareja, en particular, del príncipe , quien no cometió el “ pecado”
de nacer en el lugar y momento equivocado, por el contrario, representa el otro extremo de
cientos de millones muertos de hambre, aunque esto suene muy duro pero es una realidad.

La casa de Windsor, como se le llama a la familia real y que hoy por hoy, es la monarquía más
poderosa del planeta, recibe anualmente para su manutención y la grey de parásitos que la
integran, la cantidad de 70 millones de dólares anuales, que recibe del estado, es decir, de
los contribuyentes, para gastos personales, mantenimiento de propiedades, chicles y otras
insignificancias; la fortuna de la Reyna de los ingleses, Isabel segunda, asciende, según la revista
Forbes, a unos 500 millones de dólares, aproximadamente y sin embrago, lo más triste del asunto
es que muchos, millones, siguieron paso a paso, conmocionados hasta las lagrimas la unión
matrimonial de quien en este siglo 21 será rey del reino unido y un sinfín de títulos nobiliarios de
otros tantos países.

El otro tema fue la premura del proceso canónico de beatificación del papa Juan Pablo II, cuyo
pontificado de 27 largos años, estuvo plagado de matices, claroscuros y crisis internas. Resulta
claro y evidente que el mediático personaje es adorado por su enorme congregación religiosa, que
fue un hombre con una personalidad arrolladora, protagonista de hechos que cambiaron el rumbo
de la historia, viajero incansable y unificador de criterios más humanitarios que muchos de sus
antecesores en el cargo.

Pero, no podemos omitir que como ser humano común como cualquier otro, aunque sus
adoradores opinen lo contrario, no fue infalible de cometer errores y pecados por acción y
omisión: que ejemplos más claros podemos señalar que su firme oposición a los preservativos
y anticonceptivos; la continuación de la inequidad de género en el que la iglesia católica sigue
viendo a la mujer por debajo del hombre en todos los aspectos, el más relevante en el tema, el
que no puedan existir sacerdotes femeninos; otro tema que va aunado en parte al siguiente es
el obsoleto y en muchas ocasiones, ficticio celibato sacerdotal , digo, la hormonas y el torrente
sanguíneo en los momentos de relajamiento del cuerpo no mienten y, lo más relevante fue su
complicidad con el pederasta michoacano, Marcial Maciel, quien con cohechos y generosos
diezmos, compro voluntades en las altas esferas del vaticano , es decir, corrupción al más alto
nivel de la propia curia de Juan pablo II y como jefe de estado, tuvo una indudable responsabilidad
al no sancionar o corregir tan criminal hecho cuyo estandarte es nuestro paisano marcial maciel
pero que en todo el mundo, principalmente, en estados unidos, existen miles de familias afectadas
de por vida por las aberraciones que sufrieron . Cuál fue la prisa? La verdad nos hará libres.

Por último, con el asesinato de Osama Bin Laden, el más malo de todo malolandia, cuyo destino
final es cuestionado por millones de personas quienes suponen, aseguran, afirman, que es
otro distractor mediático y una gran mentira tal y como suponen que fue el acontecimiento de
la llegada del hombre a la luna. Razones para la sospecha abundan y sobre todo viniendo de
nuestros vecinos del norte; el hecho, cargado de morbo si usted quiere, de no mostrar evidencias
de su captura, ejecución o asesinato ni fotos o videos de su cuerpo aunado a la premura
del “entierro” acuático de sus despojos bajo el argumento de no hacerlo mártir y por cuestiones
de seguridad nacional, son elementos que propician la duda generalizada en una sociedad global
incrédula, cada día mas informada y que exige veracidad de sus gobernantes, quizás, cuando se
acerque el tiempo de campaña electoral en norte América, nos vayan diseminando y filtrando “
pruebas” de su muerte y con ello barak obama logre su reelección y su popularidad se dispare

aun más de lo que en estos días. Por su parte, los gringos están de plácemes con su presidente,
se disipo la duda de su nacionalidad y ya hasta lo ven güero y de ojos azules. En particular, llama
la atención que el operativo se haya llamado “Gerónimo”, quien fue jefe apache aguerrido y
combatió a los colonizadores europeos, mismos que terminaron confinándolo en una reservación
para “indios” en Oklahoma, despojado de su tierra, de su dignidad, abandonado y olvidado. Que
paradójico y extraño resulta el comportamiento nuestro poderosos vecinos del norte.

En fin, concluyo con la siguiente introspectiva reflexión: y a mí que chingaos me importa lo de el
príncipe, lo del bueno y lo del malo? Yo ni ingles soy, ni profeso la religión católica, mucho menos
naci en estados unidos para interesarme en estos temas y me respondo: también mentalmente,
aclaro, porque son los temas mundiales del tiempo que me toco vivir; porque trato de estar al
tanto, en la medida de mis posibilidades intelectuales y demás, de hechos que para bien o para
mal, conmocionan al mundo y, finalmente, porque soy un libre pensador y me da la gana. Me
atengo y sustento a la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada