lunes, 3 de agosto de 2015

QUE LADREN LOS PERROS

Confieso que nunca he leído la obra  cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra , el libro más leído de todos los tiempos, únicamente superado por La Biblia, y me refiero a Don Quijote de la Mancha, sólo sé de éste texto, lo que escuetamente nos enseñan en la escuela y uno que otro pasaje, no más, para que hacerle al cuento, pero, no dudo, que alguno de mis tres lectores si lo haya hecho y no me dejaran mentir si afirmo que la famosa frase atribuida a Cervantes de que "Dejad que ladren los perros Sancho, es señal de que avanzamos"  no aparece en ningún renglón de la inmortal obra de la literatura Universal, escrita por un ser humano de carne y hueso, como usted, como yo.

Sin embargo, esta frase la utilizamos en ocasiones para contrarrestar las agresiones que a nuestras espaldas hacen los detractores de nuestra conducta o simplemente, aquellos a quienes les molesta cuando alguien, con sus acciones, deja huella y, como el más fiel de los animales, el Perro, dicho coloquialmente, los ladridos que solo sirven para desahogar su envidia y, tratar de persuadirnos a detenernos. En algunas ocasiones lo logran.

Pero, el tema a tratar no es sobre los complejos u traumas de los que pululan por la vida sin ocuparse de la suya y le dan más importancia a la de los demás que, desde luego, van delante de ellos. El título es para dar un punto de vista sobre cuál es el verdadero o más cercano autor de la mencionada frase, omitiendo el nombre del fiel escudero del Ingenioso Hidalgo e investigando del tema, leyendo sobre los que si saben y lo conocen.

A principios del siglo XVI, el escritor Italiano André Alciato , publicó  en un texto  el siguiente párrafo “Y sufriré desperdicios de tontos, que son ladridos de perros falderos contra los mastines; Y así como estos no hacen caso de aquellos, lo mismo tendré que hacer con los de igual casta”. Este ejemplo  nos indica  un  caminante seguro de sí mismo, que no se detiene e ignora a los perros, frustrados ante lo vano de sus ladridos.


Existe también otro referente al dicho y es el que señala el poeta, Novelista, Dramaturgo y Científico Alemán Johann Wolfgang Von Goethe, quien le da otro matiz a la metáfora. En 1808 escribe un poema  en el que los ladridos de los perros son señal, para un inseguro caminante, de que aún sigue en el camino: “Ladrador,  cabalgamos por el mundo en busca de fortuna y placeres mas siempre atrás nos ladran, ladran  con fuerza… quisieran los perros del potrero por siempre acompañarnos con sus estridentes ladridos que solo son señal de que avanzamos”.

Desde este mi punto de vista, es de este poema donde surge la frase “ladran los perros, es señal de que avanzamos“.  Pero, en qué momento se coló Sancho en la expresión?  Es difícil saberlo aunque dicen los estudiosos del tema que fue a mediados del siglo XX, que alguien supuso que era del Quijote , involucró a Sancho (El de la obra, no el otro en que está pensando) con mucha fortuna, se volvió Viral, para utilizar una palabra actual y el error se propagó hasta la actualidad.
No se sabe quién fue el despistado, pero en un artículo de 1945 , - Por una Política  Nacional de la Energía Eléctrica , el autor, Juan Sabato usa la frase con el Sancho ya incluido.


En fin, me quedo con que la frase “Ladran Sancho, señal de que avanzamos, el Sancho sale sobrando (Igual que el otro Sancho) y le doy el crédito a Goethe como el original autor. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada